Un pacto por el turismo

Bien dice el dicho que para visitar otros rincones del mundo, lo primero es conocer tu país, una lección que también la nueva normalidad nos está dando, pues esta situación nos ha hecho voltear la vista y apreciar los increíbles destinos cercanos a casa. 

Es por esta razón que tomando en consideración el gran potencial con el que cuenta la Región Centro-Bajío-Occidente, se creó una estrategia conjunta entre los estados de Aguascalientes, Jalisco, Guanajuato, San Luis Potosí, Querétaro y Zacatecas, con el objetivo de reactivar esta gran industria turística.  

Ya que éste fue uno de los sectores más afectados por la contingencia sanitaria, la cual tuvo como efectos inmediatos una disminución en la derrama y el dinamismo económico, este pacto representa un compromiso interestatal por incorporar al turismo en las actividades que podrán reactivarse con la responsabilidad, medidas preventivas y sanitarias que no pongan en riesgo la salud de los pobladores o visitantes.

Tan sólo los seis estados que integran la alianza suman aproximadamente 22 millones de habitantes, lo que representa 18% de la población de México, además de reunir a 32 Pueblos Mágicos, es decir, casi 27% del total. Aunado a los atractivos naturales, culturales y arquitectónicos con los que cuenta esta región. 

“Aguascalientes se encuentra en un lugar privilegiado al estar en el centro del país, los trayectos entre cada uno de estos seis estados son muy cortos, nuestra conectividad es un factor importante para lograr ese enlace, además de que nuestro objetivo es crear rutas interestatales, es decir, ofrecer y favorecer a los puntos medios entre cada atractivo, para que de esta manera en una misma ruta tengas acceso a varias experiencias”, detalló Humberto Javier Montero de Alba, secretario de Turismo del Estado.  

Asimismo, el titular de la dependencia señaló que se está trabajando en una estandarización de los protocolos sanitarios de toda esta región, con el fin de brindar certeza y garantía a todos los visitantes, pues ante esta situación lo más importante es unir esfuerzos y voluntades para promocionar cada uno de los destinos mediante un intercambio estratégico que permita difundir sus diferentes atractivos turísticos y lograr así un mayor impacto tanto en la región como en cada estado.