LEYENDO

Recobrar la fertilidad de las tierras áridas

Recobrar la fertilidad de las tierras áridas

El nuevo aporte de la innovación en la academia de Aguascalientes

Aguascalientes se caracteriza por ser una entidad con clima semiseco y con periodos de lluvias no muy constantes, lo que representa una problemática para el sector agrícola, cuyos cultivos se ven condicionados por los factores naturales del estado.

Las condiciones en el ecosistema de Aguascalientes, aunadas a los efectos del calentamiento global, hacen que las zonas áridas crezcan cada vez más en la entidad. Sin embargo, este efecto no sería necesariamente un inconveniente para el campo del estado, sino una oportunidad importante para su crecimiento a través de una herramienta esencial: la innovación.

El Instituto para el Desarrollo de la Sociedad del Conocimiento del Estado de Aguascalientes (IDSCEA), en conjunto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), impulsaron un proyecto de gran impacto que justamente atiende esta necesidad.

Desde los laboratorios de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, investigadores expertos en biotecnología han desarrollado un proyecto de reproducción de plantas de zonas áridas por medio de la propagación in vitro. Este mecanismo permite “clonar” especies naturales al extraer pequeños extractos de sus organismos y multiplicarlos con ayuda de “medios” o compuestos químicos que aceleran su crecimiento.

Este tipo de clonación puede producir grandes cantidades de plantas con una variedad de aplicaciones: desde establecer nuevas plantaciones y producir derivados de las plantas, hasta apoyar para el paisaje urbano con plantas de características áridas como agaves y cactus.

Beneficios de las especies

Eugenio Pérez Molphe, catedrático y director de este proyecto de investigación, detalla que la clonación in vitro  de plantas de zonas áridas permite recuperar grandes cantidades de plantas que pueden ser introducidas de nuevo a su ambiente natural. “Nos hemos acostumbrado a quitarle a la naturaleza pero ahora es el turno de regresarle”, menciona.  

Y es que la recuperación de estas plantas implica más que la formación de nuevos cultivos. El especialista explica que a partir de las cactáceas, agaves, y otras especies de características áridas, es posible extraer alimentos, medicinas, materiales de construcción, fibras y hasta derivados como aguamiel, pulque y mezcal.

Además de esas propiedades, este tipo de plantaciones destaca por la poca cantidad de agua que utilizan, por lo cual, según señala el experto, podrían ser una opción viable para fortalecer el campo hidrocálido: “Llegará un momento en el que no nos podremos dar el lujo de contar con tantas plantas que requieren de ser regadas constantemente. El agua no nos lo permitirá… En cambio, las especies de zonas áridas sobreviven tan sólo con el agua de la lluvia”, apunta.

De acuerdo con el catedrático, estas plantas también pueden contribuir en la producción de biocombustible, generado a partir de sus extractos. Un caso similar lo vemos en la generación de biogás a través del nopal, una especie que también es preservada en la universidad aguascalentense.

“Son plantas que por naturaleza consumen muy poca cantidad de agua; son capaces de resistir sequías extremas y temperaturas extremas sin necesidad de cuidados. Pueden producir incluso azúcares. Son plantas que si se les aprovecha pueden resultar muy eficientes para el uso humano”.

 

Un colaborador para la nueva agroindustria

La producción de plantas de zonas áridas puede encontrar su cúspide en el surgimiento de una nueva industria en Aguascalientes: la mezcalera. Recientemente, el estado obtuvo la Denominación de Origen de esta bebida derivada del agave, lo que impulsará un nuevo sector de la agroindustria local.

Sin embargo, las plantaciones de agave en el estado son escasas, y de acuerdo con Pérez Molphe, las existentes toman un tiempo considerable para poder madurar. Esto se refiere a que la producción de mezcal podría rebasar la oferta de agaves en el estado, una situación que puede preverse con el uso de la biotecnología.

Pérez Molphe ejemplifica estas prácticas de clonación con la industria del tequila en Jalisco. Según el Doctor en Ciencias, en la industria del tequila mucha de la plántula que se produce se genera por medio de la biotecnología.  

Sin embargo, la industria del mezcal aún recurre a la colecta de materiales silvestres, lo que ha reducido el número de especies en algunas partes del país, principalmente en Oaxaca, donde se utiliza este tipo de plantaciones para la producción de mezcal artesanal.

“Se requiere ir estableciendo los cultivos in vitro para empezar el proceso de producción del mezcal. Durante los primeros años se tendría que hacer con los cultivos por método natural, pero esos podrían irse sustituyendo por los clones con el pasar de los años; reduciendo así el impacto sobre nuestras especies silvestres”, comenta.

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al usar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.

INSTAGRAM
CONÓCENOS MEJOR