READING

¿Qué es lo que ven los inversionistas en Aguascali...

¿Qué es lo que ven los inversionistas en Aguascalientes?

La inversión extranjera directa funge como un pilar de gran impacto para el crecimiento de una sociedad. Genera efectos positivos en diversos sectores como en la generación de empleos, la captación de divisas, el incremento de su competitividad, la transferencia de nuevas tecnologías e incluso, el impulso a las exportaciones de una entidad o nación.

A nivel nacional, este sector económico ha tenido un aumento considerable en los últimos años. De acuerdo con la Secretaría de Economía, tan sólo en 2017 se logró un récord de inversiones por más de 29 mil 695 millones de dólares en el país, una cifra en la que Aguascalientes fue protagonista al registrar mil 132 millones de dólares de ingresos en inversión extranjera.

Con más de la mitad del nuevo año transcurrido, el panorama para el estado en este sector pinta favorable, ya que más empresas extranjeras se han incorporado a la industria local, provenientes de naciones que llegan al territorio de la entidad pisando un suelo aún desconocido.

Pero, ¿qué es lo que hace de Aguascalientes un lugar atractivo para ellas? Eduardo Infante, subsecretario de Promoción a la Inversión en la Sedec, refiere que una empresa toma en cuenta varios aspectos antes de instalarse en una ciudad. Sin embargo, afirma que tres de los más importantes son: ubicación, proveeduría y talento humano.  

Un estado que da certezas

Aguascalientes se ha caracterizado por ser una ciudad accesible para quienes buscan hacer negocios, lo cual ha sido incluso reconocido por el Banco Mundial, que catalogó a la capital como la “mejor ciudad para iniciar negocios” en su reporte Doing Business 2016.

Pero, ¿qué es lo que involucra una distinción como esta? Infante Priego manifiesta que la ubicación de Aguascalientes es una de las claves para captar nuevas inversiones, ya que su conectividad con todo el país le concede ser una entidad atractiva para las empresas extranjeras.

Además, señala que un valor agregado con el que cuenta no sólo Aguascalientes, sino todo México, es la cercanía que tiene con el mercado más importante del mundo: Estados Unidos. “El hecho de estar pegados a Estados Unidos es importante; tenemos acceso a un mercado que cualquier nación quisiera tener, lo que nos hace más competitivos a nivel global”, comenta.

Esa competitividad que Aguascalientes tiene por su ubicación es respaldada por dos ejes clave que dependen cien por ciento del estado: proveeduría y talento humano. Ambos factores son resaltados por Infante Priego como “pilares para la captación de inversiones”, ya que considera, dan certidumbre para que las empresas puedan permanecer en una ciudad.

Para el caso de la proveeduría, un inversionista considera esencial que existan cadenas de suministro de fácil acceso y ubicadas a una corta distancia, ya que optimiza sus procesos productivos y reduce los costos para su empresa.

Es indispensable que los proveedores locales cuenten con las capacidades suficientes para atender las necesidades de las empresas grandes. Para lograrlo, Infante Priego detalla que una proveedora debe de contar con liquidez, más que con un gran capital:

“Es más atractiva una empresa con liquidez que con rentabilidad. A la empresa grande no le importa que la pequeña haga mucho dinero, sino que cuente con solvencia administrativa; lo que le genera una mayor certidumbre porque mide su capacidad para hacerle frente a obligaciones financieras, lo cual irá aumentando al mismo ritmo que crezca la empresa. Aquellas pequeñas empresas que crecen y no modifican sus sistemas de administración tienden a fracasar”.

La producción de talento humano es otro recurso diferenciador que Aguascalientes ha sabido llevar bien, sin embargo, tiene potencial para alcanzar un nivel mucho más alto:

“Hoy tenemos un doble reto. De nada sirve atraer empresas si no nos preocupamos porque además se genere todo un ecosistema favorable en la producción de talento. Se necesita de chicos preparados para captar inversiones cada vez más especializadas”.

En este sentido, el subsecretario considera que una de las vías obligadas para fortalecer la generación de talento hidrocálido es el dominio de un segundo idioma, una competencia que dejó de ser un “lujo” para convertirse en una “necesidad”:

Esa competencia es básica para poder acceder a estándares internacionales. Se puede considerar prácticamente como el pase de entrada de un profesionista para cualquier empresa. En Aguascalientes hay instituciones que imparten la totalidad de sus programas de estudios en inglés. Es importante que más universidades se sumen a este tipo de prácticas”.

Por otra parte, la vinculación entre empresas, gobierno y academia es otro de los aspectos que Infante Priego destaca como un impulsor del talento en el estado. Desde su perspectiva, “una universidad que no pregunta a las empresas qué necesita, tiene el riesgo de que sus programas no sean funcionales”.

Recientemente, la Universidad Autónoma de Aguascalientes formó una alianza con organismos empresariales del estado bajo el objetivo de generar estrategias en conjunto para atender las necesidades de los sectores productivos locales. El Consejo es integrado por representantes de empresas como Tachi-S México, Sensata, Softtek y San Gerardo Textil, además del organismo Coparmex; todos ellos, de un peso importante para el sector privado de Aguascalientes.

Este tipo de prácticas refuerzan una de las cualidades en las que Aguascalientes marca la pauta a nivel nacional, lo que en apoyo de sus instituciones públicas, privadas y educativas, generará un impacto positivo para la economía local.

Cultura y Sociedad, distintivos para las inversiones

Además de los aspectos mencionados previamente, considerados como los de mayor importancia para que una empresa invierta no sólo en Aguascalientes, sino en todo México, los ámbitos social y cultural desempeñan también un papel fundamental sobre la forma en que otros países y sus empresas nos ven.

En acercamiento de una consultora india con la SEDEC, se presentaron algunos de los indicadores que repercuten sobre ambos sectores. Uno de ellos es la “Forma de trabajo”, en la que el mexicano es muy bien visto por todo el mundo. Su calidez y cualidad para compartir conocimientos con los extranjeros, lo hace diferenciarse del resto de las naciones. Infante Priego argumenta que esto se relaciona directamente con otra cualidad del mexicano: el trabajo en equipo.

“Nos gusta sentirnos parte de algo; normalmente son muy pocos los casos de personas que deciden hacer cosas solos. Muchos lugares de trabajo terminan siendo familias, o extensiones de la familia. En otras partes del mundo no se ve de esta forma. Somos un poco más sociables”, explica.

Dentro de ese mismo aspecto, la capacidad de reacción que tiene el mexicano ante las situaciones adversas es otro diferenciador que lo hace sobresalir en su forma de trabajar. Sin embargo, es una característica que no siempre juega a su favor:

“Si las cosas no funcionan como van, hacemos un ajuste y seguimos adelante; así somos la gran mayoría de los mexicanos. Pero en otras partes del mundo se tiene siempre un plan B y plan C. El  mexicano promedio no está acostumbrado a formular un plan alterno en caso de que las cosas no funcionen; ahí encontramos una importante área de oportunidad”, dice Eduardo Infante.

Otro indicador importante dentro de la percepción global sobre México es la dinámica social que existe en el país, lo que va desde la forma de pensar de la gente hasta las condiciones en las que viven. Es por ello que uno de los mayores problemas que aquejan a la sociedad mexicana es la disparidad entre hombres y mujeres en un lugar de trabajo.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF), México es el quinto país con la peor brecha de género en América Latina y se posiciona en el lugar 81 a nivel global; muy lejos de los mejores desempeños del mundo, que son ocupados por Islandia, Noruega y Finlandia.

El Reporte de Género emitido por el WEF (por sus siglas en inglés) muestra que las mujeres mexicanas ganan alrededor de 11 mil 861 dólares anuales, mientras que los hombres de la nación tienen un sueldo promedio de 23 mil 913 dólares al año. Esta brecha salarial representa una diferencia superior al 200 por ciento.

“Este indicador muestra una de las problemáticas que más impactan en nuestra sociedad, que es el machismo. El que una nación siga teniendo este tipo de comportamientos culturales, que a nivel mundial comienzan a disolverse, afecta en gran parte al clima de inversiones”, expone Infante Priego.

La “incertidumbre” aparece como otra característica en la que los trabajadores mexicanos se distinguen a nivel global. Según el estudio de la consultora, el 64 por ciento de la población nacional está dispuesta al cambio, lo que resulta “funcional” para las empresas, pero también es una fortaleza que, de no ser bien dirigida, puede convertirse en área de oportunidad:

“Al mexicano le viene bien y le viene mal si hay certezas; está dispuesto al cambio. Somos más dados a agendas flexibles. Esa obsesión de vivir con la certidumbre de frente a veces te hace poco funcional, una fortaleza del mexicano pero que a veces le puede jugar en contra. La tolerancia a la incertidumbre a veces nos hace carecer de estructuras, lo que es clave para el desarrollo de cualquier empresa”.

Esto va aunado a otra de las particularidades del mexicano, que el reporte enviado a la SEDEC define como “Indulgencia”. Esto se refiere al nivel de autocomplacencia que tienen los trabajadores del país, el cual muestra una cultura insatisfecha, lo que no necesariamente es negativo para las empresas, sino que representa una oportunidad de crecimiento importante:

“El mexicano tiene potencial para buscar lo que le genere una mayor retribución, lo que puede ser muy atractivo para las empresas. Si lo retas y lo pones en una estructura completa sabe que puede dar más y por consiguiente, recibir más. Busca siempre estar mejor, por lo que el apoyo de otros le viene bien para lograrlo”.

Un cambio de “chip” para Aguascalientes

Además de la derrama económica que generan las inversiones extranjeras para una entidad, las empresas que se instalan bajo filosofías de alto valor humano brindan un impacto positivo para el desarrollo social de Aguascalientes.

Eduardo Infante manifiesta que la llegada de empresas japonesas y alemanas a la entidad, así como las provenientes de otras naciones estratégicas como Turquía, Tailandia, Austria, China, entre otras, tienen una visión que busca no sólo generar empleos, sino también elevar la calidad profesional en el estado:

“Las empresas que se instalan buscan ahora perfiles para puestos clave, especializan el talento local y lo posicionan a un nivel cada vez más competitivo. La calidad en sus procesos, la innovación y su actividad industrial sustentable, son factores que aportarán también un beneficio para la forma de hacer empresa en Aguascalientes”.

El representante de la SEDEC afirma que este tipo de empresas demandan también exigencias cada vez mayores, que hacen de Aguascalientes una entidad cada vez más competitiva:

“Las empresas extranjeras solían prestar mayor atención en temas fiscales al momento de invertir. Ahora ese aspecto es secundario, lo que las empresas quieren ver es cuál es el proyecto estratégico para desarrollar el talento, así como nuestra visión a futuro en temas de sustentabilidad, crecimiento, entre otros. Los exámenes que nos hacen son más de visión y planeación que de lo que hoy mismo se puede ofrecer”.


RELATED POST

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.