READING

Pasa día de muertos en las catacumbas de Aguascali...

Pasa día de muertos en las catacumbas de Aguascalientes

Colaboración del maestro Christian Medina, INAH

Antiguamente, antes de que existieran los panteones, las personas eran sepultadas en los atrios de las iglesias o si tenían una relación cercana con la iglesia o culto, en el interior de estas. Existían algunas iglesias que debido a sus características arquitectónicas, contaban con lo que se conocía como criptas subterráneas, constituidas por bóvedas debajo del altar, que servían como un panteón subterráneo.

Una tradición que data desde muchos años atrás, las catacumbas romanas son una serie de pasillos donde sepultaban las personas fallecidas; creadas por los cristianos que se desarrollaron entre el siglo I y el siglo IV. Es precisamente de esta tradición que algunos templos del cristianismo a lo largo de todo el mundo, tuvieron la característica de hacer algo que propiamente no es una catacumba, si no una serie de criptas unidas con pasillos, que tradicionalmente adquirieron el nombre de catacumbas; haciendo una alusión directa a estos espacios subterráneos en Roma.

Aunque son propias de la época novohispana (siglo XVII y XVIII), durante el siglo XX existieron algunos templos que retomaron esta costumbre. Así son dos los templos que tienen criptas o catacumbas en Aguascalientes, conoce más sobre ellos.

Las catacumbas del templo de San Diego

Construidas en 1664; en un primer momento fueron diseñadas para sepultar a los frailes, sin embargo con el paso del tiempo se utilizaron para sepultar a los bienhechores más relevantes del momento. En 1792 al construirse el camarín de la Purísima estas criptas se ampliaron.

Estas catacumbas fueron objeto de una restauración (a principios del siglo XXI), la cual que permite que hoy en día podamos admirarlas en un estado muy similar a cómo se veían recién construidas hace siglos.

Un espacio circular con 8 nichos, de los cuales 3 se convierten en pasillos que unen este espacio con otros 3 cubículos dedicados a el enterramiento de cadáveres. En el suelo, en conjunto con un osario podemos encontrar más criptas de por lo menos 8 metros de profundidad.

La momia del siglo XIX, el Padre Peña

Dentro de dichas catacumbas en 1811 fue sepultado el sacerdote Fray José Sáenz de la Peña (mejor conocido como el Padre Peña). Tiempo después de haber muerto, sus restos fueron exhumados, momento en que los frailes al ver que en lugar de descomponerse, se encontraba momificado, decidieron colocarlo en una urna de vidrio para observarlo. Así al día de hoy, al ingresar a las catacumbas por una pequeña escalinata de la sacristía, se puede visualizar al Padre Peña en lo que resulta una especie de ventana arqueológica.

Aunado al Padre Peña hay otros entierros del siglo XVIII, cubiertos de cal o carbón para matar los malos olores. A partir del rescate arqueológico de hace 15 años, estos cuerpos fueron cubiertos con un vidrio, de modo que se puedan visualizar.

Te puede interesar: ¿Sabías que Expo Plaza antes era un panteón?

Catacumbas del templo del Sagrado Corazón de Jesús

Estas catacumbas más recientes, construidas entre 1940 y 1950 por el arquitecto Aguayo, están diseñadas en un nivel debajo del templo, al cual se accede por una escalinata al costado derecho del templo.

Arquitectónicamente se puede encontrar una capilla de estilo neorromántico francés, el cual cuenta con espacios destinados a la sepultura no de cuerpos, si no de restos óseos.

En la parte trasera de esta capilla subterránea, se encuentra otro cubículo dedicado exclusivamente a la sepultura a los párrocos del Sagrado Corazón. Diferentes sacerdotes que desde 1950 hasta la actualidad han sido párrocos de este templo y han muerto en él.

Aunque no tienen la misma historia, ni los mismos personajes de las catacumbas de San Diego; vale la pena visitar este espacio por tener unas características arquitectónicas neorrománticas de finales del siglo XIX, que lo hacen un espacio fúnebre especial, tales como su capilla central remarcable por su altar hecho en granito ideal para oficiar misa el Día de Muertos.

Cabe destacar que estos dos espacios generalmente se encuentran cerrados al público; sin embargo para los días 1 y 2 de Noviembre, abren sus puertas con el fin de que puedan ser visitados por todo aquel interesado.

Conoce más en Facebook.


RELATED POST