READING

Mujeres y puestos directivos ¿Cómo vamos?

Mujeres y puestos directivos ¿Cómo vamos?

Varios estudios han demostrado que las mujeres tienen un vínculo directo no sólo con la competitividad, sino también con la productividad incluyente del país, la cual es necesario reconocer y potenciar, pues según el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) las mujeres destinan casi el 70% de sus ganancias a su familia y la comunidad, frente al 30% que los hombres emplean a estos rubros.

No solo se necesita que haya un seguimiento de políticas eficaces que combatan la desigualdad y permitan el empoderamiento económico y laboral de las mujeres dentro de un contexto de equidad de género, sino un cambio en la cultura laboral de las empresas. 

Según el Women in Business 2020 de Grant Thornton, en sus últimos 16 años de investigación, la proporción de mujeres en la alta dirección ha aumentado en diez puntos porcentuales.

En 2019 se alcanzó el mayor porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección registrado por el International Business Report (IBR) (29%); los resultados en 2020 se mantienen en la misma cifra. En ambos casos se ha estado muy cerca de alcanzar el 30%, que se considera el punto de inflexión para lograr una mayor diversidad en la alta dirección. 

De manera positiva, el porcentaje de empresas del mercado medio que cuentan con al menos una mujer en la alta dirección se mantuvo estable en todo el mundo en un 87%. Durante los últimos cinco años, las cifras han aumentado en casi 20 puntos porcentuales. 

Los datos de estudio mundial revelan que en 2020 un importante incremento de cinco puntos porcentuales en la representación femenina en los niveles de CEO/Dirección general, pero también un descenso en el área de dirección financiera, un puesto en el que las mujeres han estado tradicionalmente bien representadas.

Las mujeres tienen una mayor probabilidad de ocupar la dirección de recursos humanos, un rol que tradicionalmente tiene una fuerte presencia femenina, aunque la proporción de estos puestos ocupados por mujeres se ha reducido en tres puntos porcentuales.

América Latina es la región que ha experimentado el mayor aumento en el porcentaje de mujeres en la alta dirección, con un incremento de ocho puntos porcentuales. Históricamente, las empresas familiares de América Latina han sido dirigidas por hombres, que conformaban sus consejos de administración incorporando a familiares, amigos y colegas masculinos. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha fomentado que estas empresas emplean más consejeros independientes , lo que ha generado más oportunidades para las mujeres. 

Lee también: ” Mujeres en puestos de liderazgo y sus beneficios en las empresas”

Por ejemplo, en los mercados bursátiles de Brasil, aquellas empresas que deseen situarse entre las mejores en materia de gobierno corporativo, deben contar con consejeros independientes. Movimientos como #MeToo y otros parecidos también han contribuido a impulsar la toma de medidas en América Latina, no solo para proteger a las mujeres, sino también para concienciar a la sociedad en su conjunto sobre el distinto trato que reciben hombres y mujeres. Las calles chilenas han sido testigo de masivas protestas feministas y en Colombia, la política de tolerancia cero con los abusos está cobrando un gran impulso.

 ¿Qué se puede hacer para mejorar ? 

Crear un entorno inclusivo es esencial para atraer y conservar el mejor talento, incluyendo al talento femenino. Un componente clave para propiciar este tipo de cultura es lograr que las personas sientan que pueden expresar libremente sus opiniones por más que sean diferentes, que pueden cometer errores sin ser censuradas por ello, y que sus superiores están dispuestos a escuchar sus ideas.

Cuando se dan todos estos elementos en el entorno de trabajo, se consigue una cultura empresarial que promueve la seguridad psicológica de todos los empleados. De los líderes de negocios que respondieron nuestra encuesta, el 33% considera que siempre se fomenta que se expresen puntos de vista diferentes en las reuniones de sus empresas. Ligeramente debajo, un 30% indicó que se puede hablar con libertad sobre preocupaciones o errores.

Lee también¿Eres emprendedora o empresaria? Mira los apoyos que hay para ti”

La respuesta más positiva fue que un 35% de los encuestados cree que la comunicación con sinceridad es posible siempre.

Nuestra investigación revela que la situación a la hora de crear una mayor sensación de seguridad psicológica está mejorando. Cerca de un tercio de los directivos de todo el mundo cree que su personal se siente siempre con confianza para expresar su opinión, mostrar sus diferencias y presentar puntos de vista alternativos.

Sin embargo, el hecho de que casi un quinto de los encuestados haya respondido marcando “En ocasiones” a todas las preguntas, revela que todavía queda mucho por hacer para lograr una cultura universal de inclusión.

Consulta el estudio completo aquí.


RELATED POST