READING

La riqueza arqueológica de Mesoamérica en Aguascal...

La riqueza arqueológica de Mesoamérica en Aguascalientes

Colaboración del Maestro Christian Medina del INAH

Hasta hace poco, la historia de Aguascalientes se reducía a un lugar de paso de los grupos chichimecas, cuya cultura se desarrolló hasta la llegada de los españoles. Sin embargo, gracias a las investigaciones arqueológicas de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se ha demostrado la presencia en el territorio de antiguos pobladores con su propia organización social y cosmovisión, quienes dejaron testimonio de grandes construcciones.

Los resultados de estas exploraciones que han desarrollado sistemáticamente investigadores del Centro INAH en ese estado, comenzaron en Aguascalientes apenas en el año 2000, gracias a la llegada de la arqueóloga Ana María Pérez Marín a Aguascalientes.

Para la época de la llegada de los españoles a México hace 1500 años, efectivamente nuestro estado era tierra de chichimecas, sin embargo a partir de los vestigios que se han encontrado de entre el año 600 y 900 de nuestra era se comprueba que las sedentarias tribus asentadas pertenecieron a Mesoamérica. El nombre de la tribu desarrollada en territorio hidrocálido aún continua pendiente, considerando que en Teotihuacán las investigaciones arqueológicas comenzaron hace 115 años y apenas se conoce el 15% de historia y cultura, mientras que en Aguascalientes la investigaciones comenzaron hace apenas 22 años.

Te puede interesar: Dos sitios arqueológicos que demuestran que Aguascalientes no fue solo un lugar de paso

Así en nuestro estado tenemos diferentes vestigios que comprueban la presencia de tribus mesoamericanas, los más importantes son:

Cerro del medio

Localizado en San José de Gracia, se encuentra un asentamiento habitacional, ubicado en medio de dos cañadas, de modo que su cerro quedaba entre dos ríos (de ahí el nombre). Si bien en su cerro tenía una pirámide ceremonial en el centro, el resto estaba habitado por varios patios donde se congregaban la cocina, habitaciones y graneros de las distintas familias. Su patrón de distribución de elementos arquitectónicos y unidades habitacionales comprueban que esta tribu era más que una tribu de paso, era una tribu sedentaria.

Santiago

Ubicado en Pabellón de Arteaga cerca de la Presa del Jocoqui, hasta la fecha se cree que era el sitio más grande, contaba con más población que San José de Gracia actualmente, se componía de diferentes barrios, mientras que en la cima se desarrolló una Acrópolis para la élite con grandes casas y patios, dos pirámides, un juego de pelota y centros ceremoniales, lugar donde se desarrollaron las cuestiones religiosas y culturales más importantes. De Santiago destaca la monumentalidad arquitectónica, como la Acrópolis.

El Ocote

En Aguascalientes rumbo a Villa Hidalgo se encuentra el Ocote donde se abordan los enterramientos y su pintura mural. En el módulo dedicado al Arte rupestre se aprecian imágenes de diferentes frentes con manifestaciones gráfico-rupestres y un petrograbado original del sitio arqueológico, con diseño geométrico a base de línea y círculo y algunos pigmentos. Aunado a la pintura rupestre se encontró la ofrenda que lo acompañaba, integrada por objetos de cerámica, hueso, concha y moluscos, estos dos últimos vinculados al agua, la fertilidad, la vida y el inframundo, provenientes de los océanos Pacifico y Atlántico.  

El Tepozán

En Calvillo tenemos un asentamiento de difícil acceso en la sierra, donde se encuentra un panel de 35 o 40 mt en el que destacan 4 etapas de pintura: la primera del año 200 d.C., la segunda del año 600 d.C., la tercera del año 900 d.C,, y la cuarta de la época novohispana, esta etapa es la más significativa por sus símbolos cristianos dentro de la pintura epiclásica de color blanco (un trono con una serpiente de la deidad conocida como serpiente cornuda, la cual se dio en diferentes pueblos del norte de Mesoamérica, la serpiente se retrata sobre el trono y alrededor se encuentra la representación de una procesión con ancianos y sacerdotes con penachos, bastones y ofrendas). Pinturas que hablan de la religiosidad de estos pueblos. 

La Montesita

La distribución del asentamiento a través de figurillas, recipientes, cuentas ornamentales y tiestos decorados destacan al ser una serie de objetos fabricados en hueso, como punzones, agujas, alfileres, fragmento de un posible güiro, un silbato y una pequeña cuchara, que demuestran el grado de desarrollo cultural de la zona.

Las Negritas

En Asientos se encuentra el sitio más destruido, lugar que gracias a sus vestigios podemos saber que fue uno de los asentamiento más importantes del estado junto con Santiago, sin embargo ha sido sometido al saqueo de “exploradores de tesoros” en los últimos 25 o 30 años, muchos buscadores han escarbado la zona esperando encontrar penachos, oro y tesoros, encontrando a contrariedad cerámica, ocasionando así la destrucción del sitio y el saqueo de docenas de pozos.

Todos estos sitios arqueológicos dan cuenta del trabajo de investigación paleontológica y arqueológica en la entidad, sitios donde se asentaron las metrópolis y ciudades, y que hoy en día muestran la gran cultura prehispánica que tuvimos en Aguascalientes.

Conoce más en Facebook.


RELATED POST