LEYENDO

La aguascalentense que transformó su pasión por la...

La aguascalentense que transformó su pasión por la naturaleza en un negocio rentable

Ana Miranda  es una empresaria aguascalentense que logró combinar su pasión más grande con los negocios. El vivero Kedros y la marca Reina Azul son producto de su amor por la naturaleza y una estricta formación empresarial.

Ana es ingeniero agrónomo y desde hace algún tiempo se convirtió en apicultor; la idea de la miel fue algo que siempre le interesó. Cuando salió de la universidad se dedicó a criar abejas para la producción de sustancia ambarina de manera artesanal y 2 años más tarde tuvo la oportunidad de abrir un vivero en la ciudad.

Especialización, su propuesta de valor

Como todo empresario, Ana sabía que debía encontrar una ventaja para poder competir con otros negocios con más tiempo en los mercados.

Kedros es un vivero que se especializa en árboles urbanos, pero no solo vende, también ofrece asesorías y diagnostico a sus clientes para que puedan cuidarlos y tengan una vida plena. Actualmente dan cursos sobre orquídeas, bonsais y cactus.

También cuentan con un “hospital” para diagnosticar, vitaminar y cuidar de las orquídeas y bonsais cuando se enferman. En este lugar pueden encontrar árboles desde 50 centímetros hasta 8 metros y de diferentes especies, sobre todo los que se adaptan al caprichoso clima del estado. En la zona se dan los cedros, encinos, algunos frutales, ciruelos y manzano.

Reina Azul inició hace 10 años. Ana cría a sus abejas en el campo, cerca de mezquiteras, así puede producir miel de mezquite, la más famosa en Aguascalientes. Al momento cuentan con aproximadamente 70 colmenas, en las cuales producen 25 kilos de miel en promedio por temporada. En el estado se cosecha 2 veces al año, en abril miel de mezquite y en octubre miel de multiflora.

“Cuidamos mucho la cuestión de las abejas, no usamos químicos y las tenemos en lugares muy aislados. Cuando los mezquites floreán las abejas se ponen muy contentas y meten la miel en lo que se llama alza en los panales de arriba”, comenta.

De acuerdo con Ana, las abejas viven en la parte baja de la colmena  y no se les quitan sus reservas. La extracción es un proceso muy cuidadoso, se realiza de manera artesanal.

“La fidelidad de los clientes es lo que nos ha demostrado que nuestro producto es muy querido. Tratamos que el cliente le tome más valor y más cariño a la miel, a las abejas y a los árboles, a la gente le gusta venir a conocer el vivero y todos son bienvenidos”.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al usar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos por este sitio web.

INSTAGRAM
CONÓCENOS MEJOR