READING

La adoración de los reyes, una de las más grandes ...

La adoración de los reyes, una de las más grandes joyas del Estado de Aguascalientes

Colaboración del maestro Christian Medina, investigador del INAH

“La adoración de los reyes” una obra de arte del pintor mexicano José de Alcívar, uno de los artistas más representativos de la Ciudad de México, miembro fundador de la Academia de San Carlos, cultivó sobre todo la pintura de tema religioso y el retrato.

En 1620 se fundó el pueblo de indios de San Marcos, un poblado exclusivo para que vivieran los indígenas según las leyes de la Corona de Castilla, con el objetivo de preservarlos con sus costumbres y tradiciones, sin embargo, 100 años después buscaron sustituir una pequeña capilla dedicada la Inmaculada Concepcion por un templo de mayor tamaño estilo barroco que fue impulsado por varios párrocos.

Te puede interesar La vida de San Francisco de Asís representada en un solo cuadro

El templo fue terminado en 1764 y con el tiempo se hizo famoso debido a que se encontraba en el barrio en donde se realizaba la famosa Feria Nacional de San Marcos. Con el objetivo de dotar al templo de obras de arte y de belleza, se mandó a hacer el cuadro de La Adoración de los reyes.

Un cuadro de gran formato, ubicado en la sacristía, que se encuentra recortado por un magnifico lavabo de estilo barroco, una pieza que no estaba contemplada por lo tanto al traer el cuadro tuvieron que hacer un recorte, sin embargo, hoy en día forma parte de esta maravillosa obra de arte.

El cuadro tiene como tema el momento en que la sagrada familia San José, la Virgen María y el niño Jesús reciben la visita de los reyes magos, junto con el séquito real.

Esta escena es muy rica en contenido, ya que por un lado presenta a San José en un segundo plano dandole mayor importancia a la Virgen con el niño Dios, iluminados por la estrella de Belén.

En el cuadro se puede ver de fondo, el portal de Belén y frente a ellos se encuentra todo el séquito real de los reyes magos, tanto pajes, soldados y cortesanos, haciendo este cuadro muy especial, ya que no es común ver al séquito de los reyes magos.

Los tesoros que le entregan a niño Dios son el incienso, el oro y la mirra, el oro, ya que es algo que se le ofrece a un rey, el incienso, porque se le reconoce como Dios y la mirra, porque lo reconocen como Dios, rey y como hombre que tarde o temprano tendrá que morir.

Si te interesa conocer esta gran obra de arte, solo tendrás que ir a las oficinas del templo y pedirle permiso al sacristán de ver el cuadro.


RELATED POST