READING

¿Has escuchado hablar de las catacumbas del templo...

¿Has escuchado hablar de las catacumbas del templo de San Diego?

Colaboración del maestro Christian Medina, investigador del INAH

Seguramente has escuchado el nombre de las Catacumbas de San Diego (el panteón más antiguo de Aguascalientes) o bien las criptas del convento de la Limpia Concepción, conocido como el Convento de San Diego.

Antes de que existieran los panteones civiles, el pueblo tenía que ser enterrado en “tierra santa”, si bien no se hacía dentro del templo, se ocupaban los alrededores de éste. Con el paso de los años, las iglesias decidieron abrir un espacio especial para poder darles descanso eterno a los difuntos.

Te puede interesar La historia de Aguascalientes a través de sus hoteles

El Convento de San Diego se fundó el primero de febrero de 1664 por los religiosos franciscanos y fue entonces que se decidió construir 3 cubículos debajo del altar mayor que servirían para depositar los restos de los frailes que morían en el convento, así como de los patrones del mismo, es decir las que personas que colaboraban económicamente.

Muchas personas fueron sepultadas en las criptas, como Don Pedro Rincón Gallardo, el fundados de la familia Rincón Gallardo, en 1666. En la actualidad se puede ver la lápida original que curiosamente tiene grabado el mismo escudo que se encuentra en el Palacio de Gobierno.

Estos 3 espacios debajo del altar mayor, permanecieron como las criptas originales por muchos años, sin embargo para 1772 otro benefactor del convento, llamado Juan Francisco Calera, decidió construir a espaldas del altar mayor, el Camarín de la Virgen de la Inmaculada Concepción, construido para cambiar las ropas y el ajuar de la imagen de la Virgen.

Posterior a esto, se decidió construir debajo del Camarín, otro espacio para albergar los restos humanos de los frailes, el cual se unía mediante un pasillo con las antiguas criptas del altar mayor.

Existen muchas leyendas que incluyen a las catacumbas, la más famosa es la de los túneles de Juan Chávez, en donde se decía que las catacumbas eran la entrada a túneles que conectaban con los templos de Aguascalientes, sin embargo, esta historia no es cierta ya que no eran túneles, si no acueductos que no tenían relación con el templo de San Diego.

Dentro de las catacumbas se encuentra personajes muy interesantes para Aguascalientes, entre ellos el Fray José Saenz de la Peña, quien estuvo por mucho tiempo como el guardián del templo de San Diego, murió a principios del siglo 19 y cuando se exhumaron sus restos, se descubrió que no se había descompuesto, por lo que decidieron los religiosos poner su cuerpo en una caja de vidrio, la cuál se puede ver si se visitan las catacumbas.

Hace aproximadamente 15 años se realizó la restauración de las catacumbas por parte del INAH, en donde se logró recuperar la pintura original, el piso, así como otras criptas y ataúdes antiguos.

Foto: Templo de San Diego

En la actualidad las catacumbas se siguen utilizando como sepultura para los frailes y beneficiarios del convento, sin embargo, el 2 de noviembre de cada año, se abren las puertas al público por la entrada de la sacristía, para así poder conocer este lugar tan emblemático para Aguascalientes.

Foto: Aguascalientes ayer y hoy


RELATED POST