READING

El proyecto que mitiga el desperdicio de alimentos...

El proyecto que mitiga el desperdicio de alimentos a través de la luz LED

Según la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) el 45% de las frutas y hortalizas que se producen en el mundo son desperdiciadas generalmente al llegar al consumidor final o durante su distribución.

Con el interés de reducir estos altos índices, la investigadora Nivia Iracemi Escalante junto con su equipo del Laboratorio de Iluminación Artificial (LIA) ubicado en el Instituto Tecnológico de Pabellón de Arteaga, está desarrollando una iniciativa que busca a través de la luz LED extender el tiempo de vida en almacén de frutas y verduras, así como fijar una mayor concentración de nutrientes en estos alimentos.

Nivia, quien es ingeniero en computación y cuenta con una maestría y doctorado en ciencias de la ingeniería por la Universidad Autónoma de Zacatecas y a participado en números coloquios nacionales e internacionales, explica que junto con su equipo ya han trabajado en  experimentos previos en verduras, como el jitomate o el chile:  “Observamos que diferentes colores de la luz, como por ejemplo el verde, blanco, azul, rojo o una combinación de rojo y azul, logran acelerar o detener la maduración de los productos.” 

De igual manera, la investigadora asegura que estas técnicas de conservación también benefician a la concentración de los nutrientes en alimentos: “En verduras como el jitomate, hay un incremento de licopeno y castantina, debido a la influencia de la luz.”

Debido a su gran potencial, este proyecto fue uno de los seleccionado del Fondo Estatal de Innovación Tecnológica, en la categoría investigación aplicada, que otorga la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDEC) a través del Instituto para el Desarrollo de la Sociedad del Conocimiento (Idscea).

Nivia asegura que con la obtención de este reconocimiento, la investigación seguirá enfocándose en desarrollar las estrategias adecuadas de iluminación, para que en un futuro, estas mejoras puedan ser implementadas en comercios como supermercados, fruterías, o incluso en transportes, cómo es el caso de los vagones de tren.

“Fue muy gratificante el momento de ver los resultados y darnos cuenta que muy pocos habían sido seleccionados, me sentí orgullosa,  porque aparte de un logro personal, también implica poner en alto el nombre de la institución, la escuela, el laboratorio y todo el equipo que trabajamos ahí.”  comenta Nivia.


RELATED POST