READING

Contracorriente: Hechos que salvan empresas

Contracorriente: Hechos que salvan empresas

Cubrebocas, confinamiento, gel antibacterial, sanitizante, zoom, home-office, palabras que ahora nos resultan bastante familiares pero en su momento nos tomaron por sorpresa. No cabe duda de que aunque vamos saliendo del espasmo de un ambiente de inquietud generalizada, este nuevo escenario impuesto es un desafío inigualable y un fenómeno histórico que nos ha hecho recobrar el valor en el aprendizaje continuo y en la adaptabilidad. 

Como una corriente que nos quiere obligar a ceder ante su fuerza, la pandemia nos forzó a remar en contra de todo pronóstico, a canalizar toda nuestra resistencia en cada uno de nuestros brazos y apretar bien los remos, pues la capacidad para mantenernos a flote y salvaguardar la seguridad de todos dependía de la voluntad e ímpetu de cada uno de los tripulantes de la embarcación. 

Pero, ¿qué pasaba en el pensamiento de las personas que les tocaba liderar el barco? Eran responsables de tomar la decisión más eficaz, guiar hacia adelante y, lo más fundamental, lograr el equilibrio entre seguir remando y mantener a todos a salvo. 

A casi diez meses de los primeros contagios en el estado, los secretarios que componen el Eje Económico (Turismo, Desarrollo Económico y Desarrollo Rural y Agroempresarial) nos comparten su perspectiva de un año como ningún otro, en el que la innovación, creatividad, resiliencia y el trabajo transversal jugaron un papel fundamental para que la entidad saliera avante. 

Siendo uno de los primeros estados en responder a la pandemia y ocupando el tercer puesto en mayor destino de recursos para la reactivación económica, Aguascalientes debía reaccionar con gran velocidad para brindar soporte no sólo a las grandes compañías, sino a las micro, pequeñas y medianas empresas que generan 7 de cada 10 empleos en la entidad y que son el sostén de cientos de familias.

Primeras oleadas 

Al ser un sector primordial e imparable, la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroempresarial (SEDRAE) priorizó el respaldo a todos esos productores del campo que se comprometieron con su vocación y misión de proveer de alimentos a toda la población y no frenaron hacerle frente a la adversidad. 

Miguel Muñoz, secretario de la SEDRAE, comenta que se encargaron de habilitar las 28 convocatorias que normalmente reparten a lo largo del año, al inicio de la pandemia en el estado, pero también aumentaron el porcentaje de apoyo de 50 a 60%, esto con el objetivo de fomentar una mayor inversión en el sector y que esto a su vez generará más fuentes de ingresos. 

Asimismo, en la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDEC) se dieron a la tarea de reformular los programas que originalmente se tenían previstos, pues los estragos de la pandemia comenzaban a ser evidentes, la liquidez de los negocios se estaba viendo mermada y la flexibilidad en las convocatorias era la clave para dispersar los recursos de una manera más oportuna. 

Manuel Alejandro González, secretario de la SEDEC, detalla que en el primer semestre del año aterrizaron 90% del presupuesto que tenían designado para el año entero, además de bajar tasas de interés en créditos, ampliar el uso del recurso en capital de trabajo y aumentar porcentajes de apoyo. 

En el sector turismo fue una historia muy diferente, pues aproximadamente a un mes de dar inicio a la Feria Nacional de San Marcos,  evento con mayor derrama económica del año, debieron de afrontar la responsabilidad de anteponer la salud de las personas. 

“Fue una decisión muy dura primero posponer y después cancelar la feria, ya que es un golpe muy fuerte en la economía de las familias y el estado, sin embargo, el darle un valor prioritario a la salud fue una decisión trascendente, una vez cancelada debíamos generar soluciones que lograran equilibrar el tema económico y el cuidado de las personas”, externa Humberto Montero, secretario de Turismo.

El conjunto de los remos hace la fuerza 

Una vez inmersos en este escenario impuesto y con la incertidumbre de no tener una certeza de cuándo terminará, los tres secretarios concuerdan en que una de las cosas que más les sorprendió de esta situación atípica fue la unión y cooperación del sector privado, instituciones, productores y grandes y pequeñas empresas. 

“El compromiso que tuvieron los empresarios del campo en cuanto a seguridad alimentaria, de producir para la gente, fue muy importante este año, creo que cerraron filas en todos los sentidos, hubo productores que en cuanto empezó la pandemia, comenzaron a donar alimentos o generar despensas, hubo mucha gente que levantó la mano, es un sector muy noble y muy comprometido”, comenta Miguel Muñoz, secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial. 

Manuel Alejandro agrega que la pronta reactivación económica que lograron generar se dio también en parte por la cooperación de los tres niveles de gobierno y empresarios para homologar protocolos sanitarios y lograr aperturar operaciones antes que el resto del país, lo que contribuyó no sólo a una sanidad económica de las empresas, sino a la conservación de un mayor número de empleos.  

“Las empresas se solidarizan con el gobierno, donando equipo, uniformes, inclusive cierta infraestructura, sin hacer distinción si era un ente estatal o federal, porque a ellos lo que les interesa es apoyar a la ciudadanía y a sus propios empleados, eso me ha llenado de gran satisfacción, ser ese vínculo para poder aterrizar esos apoyos”, afirma Manuel Alejandro. 

Por su parte, al ser uno de los sectores más afectados, Humberto Montero afirma que la innovación y creatividad por parte del sector fue primordial, además de ser un apoyo continuo no sólo de las secretarías que conforman el Eje Económico y del sector privado para arrancar la Ruta del Vino el pasado mes de septiembre, sino también en trabajo coordinado de la Región Centro Bajío-Occidente para crear nuevas alternativas turísticas seguras como lo es Viaja en Corto. 

El 2020 fue un año retador y de grandes cambios, sin embargo, no nos queda más que adaptarnos, sacar lo mejor de esta experiencia, reinventarnos y, tal como afirma Miguel Muñoz, hay que tomar este pequeño freno como una oportunidad para detenernos a mirar lo esencial: 

“Nos queda de lección que tenemos que ser muy agradecidos, con toda la sencillez y humildad que a veces pasamos por alto, estábamos corriendo mucho en el mundo y de repente llega esta pandemia y nos hace sentir agradecidos del día a día en que despiertas y que llegas a tu casa y tu esposa, tu familia, tus papás están bien”, finaliza Miguel. 


RELATED POST