READING

Cómo comunicarte con tu capital humano ante una cr...

Cómo comunicarte con tu capital humano ante una crisis

A medida que aumenta la pandemia de coronavirus y continúa el cierre de negocios, los gerentes se encuentran ante una situación desconocida, no se sabe cuándo sus empleados podrán regresar a la oficina o qué tan diferentes serán las cosas cuando lo hagan.

En cualquier caso, deben estar en comunicación constante con su equipo. ¿Qué información, y cuánta, deberían compartir en sus informes sobre el estado de su empresa? ¿cómo ser sincero sobre la posibilidad de recortes salariales y despidos sin desmoralizar a al equipo? Y, durante este período de incertidumbre, ¿cómo ofrecer seguridad sin dar falsas esperanzas a las personas?

Esto dicen los expertos… 

La incertidumbre desencadena el miedo dice Paul Argenti, profesor de comunicación corporativa en la Tuck School of Business de Dartmouth College, “La gente se está volviendo loca y se pregunta:” ¿Qué significa esto para mi empresa, mi trabajo y mi futuro? “Ante esta situación tu función como gerente es “proyectar confianza y fortaleza”

“ Aunque la situación se está moviendo rápidamente y no tengas  información perfecta, debes ser honesto sobre lo que sabes” dice Amy Edmondson, profesora de liderazgo en la Harvard Business School. “La tarea uno es la transparencia”, dice ella. Explica a tu equipo, “esto es lo que sabemos, esto es lo que no sabemos, y esto es lo que estamos haciendo para cerrar esa brecha”.

Tu segunda tarea es “articular un sentido de posibilidad y esperanza”. Sin embargo, realizar ambas tareas no es tarea fácil.

Aquí algunas recomendaciones para comunicarse con sus empleados durante este tiempo incierto:

Canalízate a ti mismo 

Antes de pronunciar o escribir una palabra a tu equipo, debes comprender el desafío que se te  presenta explica Argenti. Básicamente, “le estás enseñando a la gente cómo tener éxito en una crisis”, dice. “Esta es la prueba definitiva de tu liderazgo y una oportunidad para que les muestres a tus empleados de qué estás hecho”. Invoca tu coraje.

Como gerente de primera línea, tu objetivo es ser “la persona a la que recurre el personal para recibir orientación y dirección, una mentalidad correcta es crítica, dice Edmonson. Canaliza a tu “líder de pelotón” interno y prepárate, apégate a tus rutinas tanto como puedas come bien, haz ejercicio y trata de dormir lo suficiente.

Desarrolla tus conversaciones con cuidado

Considera a tu audiencia. Piensa en la perspectiva de tus empleados, dice Argenti. “Mira la situación desde sus zapatos y piensa en lo que tú mismo querrías escuchar”. Lo más probable es que desee asegurarse de que “eventualmente esto va a terminar”, por supuesto, pero lo más importante es que le gustaría creer que el liderazgo “no está acumulando información” o esperando que se caiga el otro zapato. Alivia sus miedos tanto como puedas.

Se humilde

La verdad es que “ninguno de nosotros tiene mucha claridad sobre lo que nos espera”, dice Edmonson. Entonces, debes admitir lo que no sabes. Digamos, por ejemplo, que un empleado te pregunta si habrá despidos y, aunque le haz dicho que está en discusión, no está seguro de sí sucederán, Argenti recomienda decir algo como: “Me gustaría poder decirte exactamente lo que va a pasar, te daremos actualizaciones tan pronto como las conozcamos.”

Intenta ser consistente

Ten en cuenta que la comunicación con tu equipo se volverá más compleja cuando un jefe inmediato o de alta gerencia está respondiendo a la crisis de una manera con la que no está de acuerdo. “Luchar con ese desafío es complicado”, dice Argenti y recomienda que “en la medida de lo posible, haz que parezca que se está diciendo la misma verdad, pero solo dale un giro ligeramente diferente”.

Digamos, por ejemplo, que su jefe establece una política de trabajo remoto que requiere que todos los empleados estén en línea de 9 am a 6 pm. Pero usted cree en dar a los empleados más autonomía sobre cómo y cuándo trabajan, una solución es explicar la política y agregar que durante este momento estresante confía en que sus trabajadores usarán su mejor criterio. “Encuentra un lugar donde puedas estar de acuerdo y en desacuerdo respetuosamente”, dice.

Busca inspirar

A la altura de la ocasión del momento, realza las capacidades de tu equipo y usa un lenguaje entusiasta para alentar a todos a trabajar juntos, dice Edmonson. Ella recomienda decir algo como: “Creo en todas y cada una de sus capacidades, y creo aún más en nuestras capacidades conjuntas, podemos hacerlo juntos.”

Admite a que se enfrentan y es mejor que reconozcas que habrá tiempos difíciles por delante. Pero también procura transmitir una sensación de fuerza en términos de dar soporte a lo que vamos a tener que pasar, tu tono debe ser no demasiado positivo ni demasiado negativo.

Ofrece apoyo

Finalmente, es importante hacer un esfuerzo especial para comprender las preocupaciones y tensiones individuales de los miembros de tu equipo. “No puedes manejar las emociones de otras personas; todo lo que puedes hacer es minimizar el miedo que tienen “, dice Argenti. Debido a que la mayoría de los empleados trabajan de manera remota, ya no puedes confiar en las conversaciones en el pasillo para tomar su temperatura emocional.

“No hay suficientes reuniones de Zoom en el mundo para compensar” lo que se pierde cuando su equipo no está físicamente unido. Escucha atentamente lo que la gente pregunta y dice, la mayoría de las personas necesitan saber que van a estar bien, dice Argenti.

Recuerda…

-Comprender el desafío de liderazgo que enfrentas: le está enseñando a la gente cómo tener éxito en una crisis.

-Considerar la perspectiva de tus empleados y pensar en lo que le gustaría escuchar si estuvieras en su lugar.
-Animar a tu equipo a través de un lenguaje estimulante e inspirador. Tu mensaje es: “Podemos hacer esto juntos”.

Evita…

-Las especulaciones, se honesto y veraz sobre los hechos en el terreno.
-Fingir que todo está bien, de lo contrario, tu equipo de trabajo se generará una imagen poco confiable de ti o alguien que está fuera de contacto.

 

Con información de Harvard Business Review


RELATED POST