READING

Cáscara: una opción amigable para sustituir el plá...

Cáscara: una opción amigable para sustituir el plástico

Hace cuatro años, Oscar Ramos comenzó a distribuir productos biodegradables en Aguascalientes bajo la idea de explorar un mercado poco atendido y un tanto acostumbrado al uso de plástico y unicel.

El proyecto fue todo un reto. Muchos negocios desconocían las alternativas para sustituir materiales tan contaminantes como esos, pero la misma sociedad hidrocálida fue cambiando sus hábitos de consumo y demandando productos más amigables con el medioambiente.

De esta forma fue como surgió Cáscara, una empresa que ofrece soluciones sustentables a los establecimientos comerciales que utilizan desechables para sus productos.

Esta marca aguascalentense comercializa empaques y otros artículos biodegradables hechos de recursos naturales como fécula de maíz, bagazo de trigo y caña, semilla de aguacate, entre otros, los cuales se degradan en un periodo de entre 90 y 240 días.

Especialidad y presencia en el mercado

A poco más de un año de haberse establecido como empresa formal, Cáscara cuenta con más de 200 clientes a nivel local y nacional, como son Hotel Marriott, CANIRAC, Universidad Autónoma de Aguascalientes, entre otros. La presencia de la marca hidrocálida llega a entidades como Zacatecas, San Luis Potosí, Durango, Ciudad de México y Guanajuato.

Pero ese desempeño ha sido fruto del esfuerzo de un pequeño y eficiente equipo liderado por tres personas: Abigail Suárez, encargada de redes; Francisco Rodríguez, socio y director de marketing, y Oscar Ramos, director general de la empresa.   

Estos emprendedores han posicionado su marca de forma sólida en el mercado, donde distribuyen productos como contenedores para alimentos, cubiertos, loncheras, porta vasos, garrafas para café y otros artículos biodegradables.

Oportunidades para un sector emergente

Con la eliminación de plásticos en los establecimientos comerciales de la capital, Cáscara ha visto una gran oportunidad para seguir creciendo. De acuerdo con sus directivos, esto será una ventana importante para reducir la contaminación de materiales como el plástico y el unicel, pero también un mercado con gran potencial para las empresas hidrocálidas:

“Contemplábamos más de 20 mil establecimientos con potencial para utilizar este tipo de productos, pero con el nuevo reglamento ese número incrementará considerablemente. Buscaremos reestructurarnos para fortalecer nuestras cadenas de suministro y seguir posicionando nuestra empresa”, mencionan.

La visión de Cáscara rumbo a 2019 será fabricar sus propios productos, un proyecto sin precedentes para el sector de desechables biodegradables en Aguascalientes: “El proyecto más importante es poderlos fabricar aquí. Tenemos aliados que son expertos en el tema, lo cual nos ayuda como plataforma para que el próximo año esto sea una realidad”.

Emprendedores con visión colectiva

Además de comercializar productos biodegradables, Oscar y Paco, socios de Cáscara, dan asesoramiento a empresas para que desarrollen mejores prácticas en sustentabilidad. Su experiencia en cámaras empresariales les ha permitido compartir recomendaciones a emprendedores de múltiples sectores, no sólo del medioambiental.

Gracias a ello, ambos se han convertido en consejeros del Centro de Competitividad e Innovación (CECOI), donde imparten asesorías, talleres y conferencias sobre costos y utilidades, marketing, posicionamiento de marca, entre otros temas:

“Nos gusta transmitirle a los emprendedores que tengan herramientas fáciles y que sean funcionales. Ese perfil nos ha ayudado con nuestros clientes; lo importante es ofrecer alternativas. Hay que tomar desde antes la tendencia, dar a conocer y ser punta de lanza en el mercado que atendamos”.  


RELATED POST