READING

Así era viajar en un vagón presidencial en los año...

Así era viajar en un vagón presidencial en los años 90’s

Dentro del Complejo Tres Centurias se resguarda una gran cantidad de joyas históricas que forman parte no solo de nuestra identidad como hidrocálidos, sino del desarrollo industrial del país.  

Este complejo se cimienta sobre los vestigios históricos de la ciudad, para dar paso a un espacio lleno de vida, recreación, arte y cultura, sintetizando el espíritu y esencia de los hidrocálidos al resignificar cada una de estas antiguas naves, talleres y en este caso vagones históricos. 

Son dos los coches de tren que antes de la pandemia estuvieron abiertos al público se trata del Coche Presidencial Aguasleguas y el Coche Ejecutivo Lázaro Cárdenas

Este último fue construido en 1938 en Estados Unidos para la Edward International Company y en 1961 fue adquirido por el gobierno de México, donde a lo largo de los años fue nombrado de diferentes maneras entre ellas Sea Level, Jerecuaro, Lic. Miguel Ramos Arizpe y Presidente Lázaro Cárdenas. 

El coche cuenta con un comedor de ocho asientos, un observatorio con cinco asientos, tres gabinetes con dos camas cada uno y servicio de aseo, una sección con camas altas y baja, tres gabinetes de aseo con ducha y cortinas, tres lavabos, cuatro excusados, dos cajas de herramientas y cocina completa. 

Fue utilizado como vagón ejecutivo por la Gerencia de Ferrocarriles Nacionales de México y su último acondicionamiento fue en los talleres de Pantaco en el entonces Distrito Federal en 1966. 

Lee también: “6 planes para una tarde en el Complejo Tres Centurias

El último vagón presidencial

Por otra parte, en el segundo coche bautizado como Aguasleguas,el nombre del poblado de donde es originario el presidente Carlos Salinas de Gortari, quien lo utilizó durante su período presidencial. 

En la parte exterior se puede observar sobre la pintura azul de la lámina el Escudo Nacional grabado en color dorado, signo de los vagones presidenciales de la época, sin embargo es bien sabido que fue utilizado de una manera muy simbólica, pues el convoy del entonces presidencial se trasladaba solo a un punto muy cercano a la estación en cuestión, en donde esperaban el arribo de Gortari, quien utilizaba otro medio de transporte más rápido. En este punto se unían en el viaje para hacer su entrada triunfal, ya cómo grupo, todos a bordo del tren presidencial. 

Originalmente fue un coche dormitorio destinado a la Union Pacific en 1950, posteriormente fue adquirido con otros ocho carros por Ferrocarriles Nacionales de México y destinado al Sureste, hasta cuando fue acondicionado en los talleres de los ferrocarriles en Aguascalientes para convertirse en vagón presidencial. 

El regiomontano corrió entre la ciudad de Monterrey y la ciudad de México desde diciembre de 1963 hasta junio 1997, cumpliendo 34 años de servicio sin interrupciones. 

El interior está tapizado en piel y caoba, cuenta con cocina, salón de juntas, baños, dormitorios, oficina privada y una sala de descanso, muebles latonadas. 


RELATED POST